jueves, 13 de octubre de 2016

Bono de Pensionados y Jubilados debe cancelarse con el Presupuesto 2016





Hace poco hice un trabajo[i] donde demuestro la Autoridad Política y Económica del Pueblo que Vive Únicamente de su Trabajo (formal e informal) para exigir el Pago del Bono de Alimentación y Medicinas. Y esto lo hice no solo para animar a los pensionados y jubilados[ii] a justificar, con razones objetivas, el por qué la lucha por esta exigencia es más que justa, sino también para dejar sentada la insensibilidad de un gobierno autodenominado "obrerista" y de unos "dirigentes" de las centrales y organizaciones sindicales del país, que deben compartir esta lucha y que no hacen nada para sumarse e impulsarla: a sabiendas que las Bonificaciones son una Trampa[iii] para pulverizar el Salario y donde los jubilados y pensionados son los que llevan la peor parte de este record histórico de bonificación del salario.
¿Cómo es que para este año se hablaba de que el 50% del Presupuesto iba a "Inversión Social" y para el próximo año 2017 se habla de casi el 80% sin que los pensionados y jubilados se tomen en cuenta?
Y las justificaciones a la primera parte de esta interrogante son contundentes:
  • El Presupuesto del 2016 va a ser, al término del ejercicio fiscal, el más alto en toda la Historia Presupuestaria de Venezuela y gracias, o más bien a la desgracia, de los Impuestos Indirectos. La realidad de la recaudación tributaria, que descansa fundamentalmente en los Impuestos Indirectos, está diseñada y conformada para que el peso de la recaudación se sostenga en los aportes del Pueblo Trabajador: quien paga estos Impuestos Indirectos dirigidos en última instancia al Consumidor Final y donde quedan a salvo o exonerados, de estos impuestos, todos los dueños de la cadena productiva, importadora y comercial de bienes de consumo y servicios.
  • El record de recaudación del SENIAT por Aportes No Petroleros hasta el mes de agosto de este año casi roza los 2 billones de bolívares (1.823.822.826.427 bolívares) y puede terminar al cierre fiscal del 31 de diciembre en más de 2 billones y medio de bolívares.
  • Compárese lo anterior con el Total del Presupuesto ESTIMADO 2016 presentado en el 2015 en la Asamblea Nacional, es decir: algo más de 1 billón y medio de bolívares y estamos ante algo asombroso: este Presupuesto Estimado 2016 fue más que superado, en su totalidad, tan solo con la recaudación No Petrolera de los primeros 8 meses de este año, sin meter el Aporte Petrolero ni los ingresos por Endeudamiento.
  • Entonces: ¿cómo es que, irresponsablemente, no se tomaron las previsiones presupuestarias a partir de Octubre de este año 2016 para honrar un precario bono de alimentación y medicinas (menos de 12.000 bolívares) votado de manera unánime por las dos fracciones de la Asamblea Nacional y ratificado por el TSJ? Todos estamos de acuerdo, existen recursos que amplificaron la recaudación presupuestaria de manera exagerada ese año 2016 y solo el gobierno se abroga el derecho, en contra de la gran mayoría del país, de no sancionar y ajustar, de acuerdo a la inflación, el Pago del Bono de Alimentación y Medicinas a partir de Octubre.
Estamos ante una conducta gubernamental intolerable y además de una brutalidad e insensibilidad que raya en la inconsecuencia más abyecta con el legado de Chávez de dignificar la lucha de los pensionados, jubilados y adultos mayores: unas de sus bases sociales más duras de apoyo activo al proceso bolivariano.

  Sí hay recursos para pagar el BONO de Alimentación y Salud

  Jubilados que no gozan del Cesta Tichet, porque hay quienes gozan de esta bonificación del salario vía convenciones colectivas.
Artículo 91 de la CRBV: "Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódicamente y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el COSTO DE LA CANASTA BÁSICA. La ley establecerá la forma y el procedimiento."