miércoles, 11 de mayo de 2016

El hábito que está arruinando todas tus relaciones


El hábito que está arruinando todas tus relaciones

Esta época tecnológica, podemos encontrar millones de formas para conectarnos: correo electrónico, celular, mensajes, redes sociales, etc. Y si estás buscando una relación real, es hora de empezar a comunicarte con la herramienta correcta.


Qué debemos aprender de las parejas con relaciones largas
Tu tono de voz no puede leerse a través de un mensaje, esto quiere decir que tu cerebro rellenará esos espacios en blanco con el tono que más te guste para el texto. De esta forma es muy fácil crear una relación de fantasía sin realmente conocer a la otra persona. Muy seguido, malinterpretarás lo que te escriben y habrá una mala comunicación, creando así problemas en tus relaciones románticas (y de otro tipo).
Tomarte el tiempo para aprender a comunicarte te ayudará en cada aspecto de tu vida. Así sabrás qué decir y a quién, pero también cómo decirlo, que podría ser lo más importante.
Si estás en busca el amor y una relación seria, los mensajes de texto no son la mejor opción, a menos que sean completamente directos. Una mala comunicación podría arruinar cualquier relación, pero ¿cómo evitarlos en esta era de tecnología? Es simple: solamente tienes que dejar de mandarlos y, en cambio, llama o envía mensajes de voz.
Obviamente esto no aplica para los ratos de diversión y las salidas de una noche. Si quieres algo más, es importante que no bajes tus expectativas.
Las mujeres jóvenes en particular quieren ser seducidas y conquistadas, pero terminan siendo las que hacen todo el trabajo. El chico correcto debería buscar la forma de enamorarte, no todo lo contrario. Si crees que este tipo de hombres no existen, entonces deberías cambiar esas creencias y reclamar tu autoestima.
Limitar tu comunicación de mensajes de textos es una buena opción para cada relación, ya sea la de 3 meses, 3 años o 30. Nunca será buena idea textear lo que sientes, o reclamarle a tu novio a través de Whatsapp.

Por Andrea Bouchot
Imagen: Archivo Eme