domingo, 14 de septiembre de 2014

La inflación y el sueldo de un maestro por César Miguel Rondón


La inflación y el sueldo de un maestro por César Miguel Rondón


hector-rodriguez_mic
Héctor Rodríguez pasará a la historia de la revolución por ser, junto a Jorge Giordani, los dos que públicamente reconocieron la necesidad que hubiese pobres en un régimen revolucionario. Jorge Giordani fue explícito al hacer su consideración. Héctor Rodríguez, ahora flamante ministro de Educación, dijo: “No los vamos a sacar la pobreza para que después se nos conviertan en escuálidos”. Es decir, por definición este es un régimen que está en contra del progreso. Por definición, este es un régimen que aúpa, ampara y alimenta la pobreza.
Este joven, Héctor Rodríguez, ministro de Educación, se lleva el gran titular en El Universal: “Gobierno plantea renovar el Ministerio de Educación. Hay que sacudirlo con madurez política y las cosas bien pensadas”.
Quiere, pues, un sacudón dentro del Ministerio de Educación. El sacudón, ya lo sabemos, es algo así como un slogan político, no es un sacudón real. ¿Y qué puede ser esto en el marco del Ministerio de Educación? Leo la cita de Rodríguez: “Hay que transformar el ministerio en su totalidad. Rodríguez pidió a todos los docentes revisar su formación técnica y política”.
Aquí es donde está el detalle. Instrumento ideologizante va a ser la educación de ahora en adelante. Cuando Rodríguez, en esa amplitud de criterios que le caracteriza, pide revisar la formación técnica y política, lo que está pidiendo son docentes que militen, a pie juntillas, con el ideario comunista del régimen.
Dijo esto junto a los anuncios del nuevo año escolar: escuelas que se reparan a última hora, y, en medio de todo, el pomposo anuncio del incremento del salario de 15% previsto en la convención colectiva. Y con mucho orgullo, pero también con descaro y cinismo, Héctor Rodríguez dice: “Un docente I va a ganar ahora 5.557 bolívares”.
Dígame usted, Héctor Rodríguez, ¿alguien puede sentir beneplácito, satisfacción al decir, estoy ganando 5.557 bolívares? ¿Qué hace un maestro? ¿Qué hace cualquier ciudadano con 5.557 bolívares?
Resulta que, al lado de esta información, el BCV con mucho retraso publicó por fin el índice de inflación de los últimos tres meses. “La inflación va por 39% pero en descenso”, dice Últimas Noticias. ¡Caramba, que alivio! ¿Por qué el descenso? Según el Correo del Orinoco la inflación en junio fue de 4,4, en julio 4,1 y en agosto 39,3. ¡Va en bajada! ¿Pero cuánto es la inflación anualizada? 63,4%.
Recuerdo perfectamente que a mediados del año pasado, con estupor y alarma, los economistas que entrevistamos decían “Ojalá no llegue a 50% la inflación para el cierre del año”. Pues bien, estamos en el segundo semestre, en el noveno mes del año 2014 y ya al presente es 63,4%
Pero lo más grave, como informa El Nacional: “Precios de los alimentos al borde de la hiperinflación: 91%.” Y con un agravante, tal como lo reporta Blanca Vera Azaf, han cambiado la metodología para el cálculo de la inflación. EL BCV sorprendió ayer al publicar en su portal el índice nacional de precios al consumidor con una nueva metodología que alteró las ponderaciones de los rubros que constituían el índice tradicional, según confirmó una fuente extra oficial. Las cifras que se ubican por debajo de las que ya se habían dado a conocer de manera extra oficial con la metodología anterior, de allí es que se perciba ahora ese “descenso” de los meses junio, julio y agosto”.
Ahora bien, con todo y ese descenso la anualizada está en 63,4% muy cercana a 70% que las firmas internacionales han pronosticado para el cierre de año. Pero evidentemente esa cifra se puede rebasar.
¿Y usted, ministro Héctor Rodríguez, está contento entonces porque un maestro, un docente I, va a ganar 5.557 bolívares?