martes, 2 de septiembre de 2014

¿Cómo bajar de peso con la dieta del chocolate?


La propuesta de este plan alimenticio es sencilla y muy encantadora: puedes comer lo que desees en las comidas, siempre y cuando antes de comenzar y al terminar de comer, te deleites con un pedacito de chocolate amargo este debe ser del tamaño de la falange superior de tu dedo pulgar. Debes repetir esta práctica en TODAS las comidas, incluso en el desayuno. Y el chocolate debe ser bien amargo; tiene que contener como mínimo un 70% de cacao.
De acuerdo al Dr. Clower, el consumo de cacao acelera el ritmo del metabolismo basal y envía señales de placer al cerebro. Este último efecto hace que desees comer menos durante las comidas (he aquí la importancia de ingerir el chocolate antes de ellas).
Por otro lado, este mismo efecto también sacia tu apetito entre las comidas; por este motivo es que el chocolate amargo también debe ser el postre. Esto se debe a que esta variedad de chocolate es mucho menos dulce que otras. Esta asombrosa cualidad impide que los niveles de azúcar se disparen y los famosos “antojos de algo dulce” aparezcan.
Las pioneras que han probado esta dieta afirman que el mayor beneficio que esta les ha proporcionado es una mayor conciencia de su alimentación. Así, el estar pendientes del chocolate amargo las impulsa a estar más atentas también a todo lo que llevan a su boca.
Pero, aún hay más: quienes han llevado esta dieta a la práctica sostienen que este plan alimenticio les ha permitido explorar nuevos y más saludables horizontes gastronómicos. Al no estar atadas a los mismos antojos dulces de siempre, se sienten en mejores condiciones de explorar sabores desconocidos.