sábado, 16 de agosto de 2014

¿Qué es el ébola? ¿Cómo se contagia? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Existe una cura


  Prodavinci
ARTICULO_datos_sobre_el_ebola_08082014_640
La enfermedad del virus del ébola, también conocida como “fiebre hemorrágica del ébola”, debe su nombre al río Congo, que en francés se conoce como “Ébola”. Es ocasionada por un virus: específicamente, el más peligroso de la familia de los filovirus que causa una severa fiebre hemorrágica a humanos y otros primates.
La enfermedad se caracteriza por causar una intensa debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza, seguidos de vómitos, diarrea, irritaciones en la piel, afectar el funcionamiento de los riñones y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 21 días después de contraído.
El ébola se transmitió a la humanidad por contacto con la sangre, secreciones, órganos y fluidos corporales de animales infectados, tales como chimpancés, gorilas, murcielagos de la fruta, monos, antílopes de bosque y puercoespines, tanto enfermos como muertos. Entre humanos se contagia por contacto directo con cualquier tipo de fluidos de las personas afectadas y a través de contacto indirecto con ambientes contaminados con dichos fluidos. Por ejemplo: en las ceremonias fúnebres, quienes hayan tenido contacto con el cuerpo de una víctima del ébola pueden contraer la enfermedad. Los hombres que se hayan recuperado de la enfermedad también pueden transmitirla sexualmente por el semen incluso hasta varias semanas después de haberse recuperado.
El ébola tiene un rango de fatalidad sumamente alto, que ha llegado a trazarse en un 90%. Así que un brote puede devastar familias y comunidades completas. Además, los pacientes graves requieren un tratamiento de apoyo que pone en alto riesgo de contraer la infección al personal médico.
No existe una cura ni un tratamiento comprobado para tratar el ébola, fuera de algunas vacunas que están en fase experimental. A los pacientes graves se les aplica un proceso de rehidratación oral con soluciones con electrolitos o por vía intravenosa. Es por esta razón que la prevención y control es la forma más importante de atacar el ébola, con acciones como la desinfección de cerdos y monos en las comunidades rurales y granjas. También se requiere que, en casos de un brote, las zonas afectadas se sometan a cuarentena.
El primer brote de ébola ocurrió en 1972 en Sudán y en la República Democrática del Congo. El brote de ébola que actualmente azota el oeste de África y que ha causado más de 900 muertes ha presentado un rango de fatalidad que está entre 64 y 94%. Para leer más daos sobre el ébola en la ficha de la Organización Mundial de la Salud haga click acá.