jueves, 21 de agosto de 2014

Cada pueblo tiene lo que se merece

En esta sociedad del tercer mundo, muchos estamos cansados de la corrupción, de la negligencia, de la mediocridad, por parte de los gobernantes de nuestros pueblos, pero como ya en las ultimas veces hemos tratado de hacer, tenemos que concienciarnos, de que mas que exigirle a nuestra sociedad cambios, nosotros primero debemos cambiar, no podemos exigir menos corrupción si nuestros actos requieren de corrupción, no podemos exigir menos mediocridad si lo que hacemos lo hacemos de forma mediocre; Tenemos primero que cambiar nosotros, en lugar de exigirle a nuestra patria que nos de mas, nosotros darle a ella lo mejor de nosotros.
Cada pueblo tiene los gobernantes que se merece, pues todo gobernante sea elegido popularmente o no en gran medida es reflejo de su pueblo, por lo cual es totalmente irresponsable por parte de un pueblo culpar de todos sus males a los gobernantes, si bien estos tienen en parte culpa; el pueblo mismo si es flojo, sin voluntad de auto-superarse, sin conciencia y mediocre, el pueblo es mayor culpable de sus males.
Aunque muchos digan que lo que leerán a continuación es una gran falsedad, parece que para muchos pueblos de América es cierto: Los pueblos débiles que viven en medio de grandes injusticias se complacen de ser mal gobernados, ¿porque? hay muchas circunstancias para esto, por ejemplo: una de las mas notables en las sociedades donde la corrupción manda es como todos solo piensan en hallar la forma de beneficiarse ellos solamente de todo lo que hagan, la forma en que trabajan no es por ofrecer un servicio a su prójimo solo una forma de sacar un gran cantidad de dinero a otras personas sin importar lo que esta persona necesite realmente para satisfacer su necesidad;  Los pueblos que viven en medio de la corrupción, de la negligencia y de la ignorancia, no viven con ello por injusticias o contra su voluntad, viven con ello porque la gran mayoría de su gente siempre prefiere la corrupción a la honestidad, la negligencia a hacer las cosas bien, la ignorancia al trabajo y responsabilidad del conocimiento. 
Mas que culpar a los gobiernos o a los sistemas sociales, debemos empezar por ver nuestros propios errores, para corregirlos para ser mejores seres, y para con ello generar mas conciencia, conciencia que después contribuya a disminuir la corrupción y los demás males de la sociedad, no exigíamos un mejor país, trabajemos para lograr ese mejor país, no preguntemos que nos puede dar el país, hay preguntarnos ¿que podemos nosotros darle al país?