domingo, 20 de abril de 2014

El sexo es un excelente ejercicio


¿Cuántas veces has oído que practicando sexo quemas un montón de calorías? ¿Y que el acto sexual se puede comparar con el ejercicio físico? Consultamos algunos estudios como el realizado por el New England Journal of Medicine y el “Energy Expenditure during Sexual Activity in Young Healthy Couples” de las universidades de Quebec y Montreal para saber cuántas calorías se queman aproximadamente durante el sexo y si este puede sustituir tu clase de spinning.

Según el estudio del New England Journal of Medicine el acto sexual dura como promedio unos 6 minutos (¡qué poco!) y solo quema… ¡21 calorías! Por tanto si alargas el momento unos 30 minutos, quemarás entre 85 y 100 calorías. ¿No te parecen muy pocas como para considerarlo actividad física? Por comparar, pensemos que si caminamos a buen ritmo durante una hora consumiremos unas 300 calorías aprox. Juzga por ti misma. Está claro que, aunque seas una mujer muy activa sexualmente, no debes sustituir el gimnasio por el sexo si es que quieres ponerte en forma.

Jay Williams, fisiólogo del ejercicio, da algunas ideas para que quememos más calorías bajo las sábanas. La primera es tener sexo antes del desayuno y es que entre las 7:00 y las 8:00 el nivel de testosterona del hombre está a tope por lo que puede valer como calentamiento para empezar el día o ¡una sesión de running mañanero!
Durante una clase de yoga se pueden quemar entre 100 y 300 calorías. ¿Por qué no introducir en el acto sexual algunas de sus posturas para tener un gasto extra? Así, consumirás calorías con el sexo por un lado y con el yoga por otro. Es otra de las recomendaciones de Jay Williams.

Williams recomienda innovar en la cama. La razón es muy sencilla y es que estarás reclutando diferentes músculos en cada movimiento. Para inspirarte, ¡busca nuestras posturas Kamasutra!
Céntrate en tu meta (llamémosla orgasmo) todo el rato y trata de aislar la musculatura del suelo pélvico. Según Williams, fortalecerás abdominales.
Y para terminar, contaros que diferentes estudios demuestran que las mujeres que hacen deporte de manera regular tienen vidas sexuales más activas y alcanzan más rápidamente el orgasmo que las sedentarias. También indican que son más receptivas al sexo tras una sesión vigorosa de ejercicio de unos 20 minutos. Ya sabes, gym + sex = la fórmula perfecta.

Pero el sexo no siempre es saludable.
Durante el acto sexual, el corazón de un hombre late a 130 pulsaciones por minuto, lo que hace del sexo una actividad de intensidad media. Si bien el quemar cuatro calorías por minuto es más de lo que se quema viendo la tele, lo cierto es que tampoco es el mejor ejercicio de todos si estamos pensando en adelgazar unos cuantos kilos.
Por otra parte, el sexo puede tener algunos inconvenientes para la salud, especialmente en personas que utilizan medicamentos como Viagra, o aquellos que sufren de enfermedades del corazón. Por eso, la frase de “sexo seguro” no existe completamente.