martes, 21 de enero de 2014

#Técnicas #taoístas para controlar la #eyaculación




Los sexólogos modernos han diseñado técnicas y ejercicios para aprender a controlar la eyaculación
8e6eca346857d5836873f749ccdb66d3bb5c212c-468x312
Están basadas en tomar consciencia de las reacciones de tu cuerpo, percibir el punto en el que la eyaculación se vuelve inevitable (punto de no retorno) y en la ejercitación de tus músculos pélvicos.
Los antiguos chinos diseñaron el “método cerrado”, una técnica sencilla y muy efectiva para controlar la eyaculación masculina. Además, puedes continuar disfrutando de los placeres de la unión sexual ya que no tienes que interrumpirla. Ellos pensaban que cualquier hombre que no pudiera esperar hasta que su pareja quedase completamente satisfecha en cada encuentro sexual, debía practicar y ejercitarse hasta mejorar.
He aquí algunas recomendaciones generales del “método cerrado” para controlar la eyaculación:
  • Evita la excitación excesiva al momento de la relación sexual. Sabemos que es agradable, pero no te permitirá disfrutar mucho tiempo del coito.
  • Penetra con suavidad y lentitud. Haz los movimientos de salida más fuertes que los de entrada.
  • Durante el coito haz secuencias de tres penetraciones superficiales (a unos 5 centímetros de profundidad) y una penetración profunda. Los movimientos cortos reducen la estimulación del pene. Haz dos o tres series y después detente.
  • A medida que vaya aumentando el tiempo antes de que eyacules, puedes realizar cinco penetraciones superficiales y una profunda. Más adelante, harás nueve superficiales y una profunda. Todos estos movimientos los debes hacer de manera lenta y cuidadosa.
  • Por ahora, evita recibir sexo oral ya que es una estimulación muy intensa si estás aprendiendo a controlar tu eyaculación.
  • No intentes distraerte sacando cuentas o recordando las noticias. En cambio, concéntrate en las imágenes y sensaciones placenteras que te brinda tu pareja: su fragancia, su pelo, la suave textura de su piel, el roce de sus labios… Así, podrás retirar tu atención de ti mismo y sentir menos ansiedad o exigencia.
Aprende a realizar la técnica taoísta del “método cerrado” para dominar tu eyaculación y permanecer el tiempo que desees en el acto sexual. Según los antiguos chinos, se parece a “detener el río Amarillo con una mano”. Una persona apacible lo aprenderá más deprisa que una impaciente.

Respira profundamente y realiza la secuencia 3 por 1

Para que puedas controlar tus movimientos, colócate en la posición sexual donde el hombre está arriba. Cierra los ojos y la boca, respira por la nariz profundamente con suavidad, hasta que dejes de jadear. Mientras respiras de esta manera, haz unas tres veces la secuencia de tres penetraciones superficiales y una penetración profunda. Luego detente. Comienza otra vez.

Retrocede sin salir, cuando esté subiendo mucho tu excitación

Es mejor retirarte demasiado pronto que demasiado tarde. Por esto, ante las primeras señales de que estés comenzando a sentirte excitado, es decir, mucho antes de que estés a punto de perder el control (punto de no retorno), alza tu cintura con un movimiento rápido. Con esto, retirarás tu pene hasta que quede a unos 2 o 3 centímetros de la entrada de la vagina, sin salir de ella. Sin mover tu pelvis, respira profundamente hacia el abdomen varias veces y al mismo tiempo, hala hacia arriba tus músculos pélvicos, como si quisieras retener la orina. Pudieras necesitar estar detenido allí unos 10 o 30 segundos hasta calmarte. Después, vuelve a retomar la secuencia de penetración de tres por uno.

Presiona a la vez tu perineo

En la técnica de Masters y Johnson es la pareja quien aprieta la punta del pene para controlar la eyaculación. En este caso, es necesario extraer el pene y detener el coito. En la técnica taoísta del “método cerrado” no es necesario parar la relación sexual, ya tú mismo puedes presionar tu perineo por unos 3 o 4 segundos con los dedos índice y medio de tu mano, mientras respiras pausadamente y halas hacia arriba tus músculos pélvicos. Esto calmará la excitación y detendrá la eyaculación. La presión en cualquier parte del perineo – ubicado entre el escroto/testículos y el ano puede ayudar. Sin embargo, los taoístas hablaban del punto del “millón de monedas de oro”, que es una zona específica en el perineo que, al ser presionada, te ayudará a interrumpir el flujo eyaculatorio. Este punto se encuentra justo delante del ano, pero antes de la raíz del pene, que está detrás de los testículos.

Eyacula, si ya estés muy excitado

Según la medicina tradicional china, retirarte y forzar tu ching (semen) hacia atrás cuando ya estás muy excitado puede causar dolores en la vejiga, el intestino delgado y los riñones. Si ya estás a punto de perder el control es mejor eyacular, disfrutar completamente de tu orgasmo y no juzgarte duramente. La próxima vez que practiques, podrás avanzar un poco más en el dominio de tu eyaculación. La buena noticia es que la eyaculación es un reflejo que puedes aprender a controlar a voluntad con práctica y perseverancia.