martes, 21 de enero de 2014

#Sexo en la #adolescencia: las primeras #relaciones con #penetración

Es la adolescencia la etapa más habitual para mantener la primera experiencia de penetración o coito vaginal
Foto psicdv.com

La edad de inicio de esta práctica ha ido decreciendo progresivamente en torno a la última década. Si en los años noventa la edad de inicio rondaba los 18 años, en el 2001 el INJUVE calculaba la edad de inicio en los 17’7 meses, para ambos sexos. En el 2004, un Informe de Juventud del 2004, observaba que la mayoría de los jóvenes mantenían su primera relación sexual completa, como se le suele denominar erróneamente, entre los 16 y los 20 años. Siendo la media de 18 años para las chicas y de 17’4 para los chicos. Actualmente la media en España se ubica en torno a los 16 años. Siendo la media de edad menor o mayor, en determinadas zonas de nuestro país.
La primera vez, o la pérdida de la virginidad, como se le denomina, suele ser un momento importante en nuestra vida sexual y afectiva. Muchas personas quieren que sea con una persona especial, con quien tengan una relación amorosa profunda y una confianza suficiente para que podamos vivirlo con relajación, y de manera agradable. Sin embargo, no siempre es así. Cada vez más personas reconocen que su primera vez fue con una persona que no era su pareja, y que fue un “mero trámite” para perder la virginidad. También muchas personas comentan que la primera relación fue la peor a nivel de placer y disfrute. La inexperiencia, la tensión del momento o el dolor, por la conocida rotura del himen en la mujer, pueden ser la causa en muchos de los casos. Sin embargo, muchos lo recuerdan como un momento feliz, divertido y placentero. Lo que está demostrado es que nuestra actitud previa hacia este momento es crucial, y la confianza que tengamos en la persona con la que compartimos esta primera vez, así como lo convencidos que llegamos a este momento.
Desde el punto de vista de una especialista, creo que cada persona debe decidir cuándo y con quien tiene que dar ese paso. Siempre sin presiones ni obligaciones, y decidiendo personalmente, siendo coherente con nuestros deseos y necesidades, y conociendo, previamente, tanto las bondades como los riesgos que conlleva esa práctica. Es fundamental conocer el riesgo de embarazo y las infecciones de transmisión sexual, así como los métodos que las previenen y nos facilitan que disfrutemos plenamente de disfrutar estos primero encuentros genitales, sin preocuparnos por estos temas, ya que estamos protegidos.

Fuente femxy.com