martes, 21 de enero de 2014

#Reglas y #Notas para #Tríos, ¿son para ti

No se puede llegar a nada sin antes tener bien la dirección. Lo primero es analizar de dónde viene tu deseo. Y no necesitas una consulta con Freud. Pero, en ocasiones resulta complejo discernir entre las fantasías que -para bien de tu vida- deben quedarse a nivel de tu cabeza como herramientas eróticas (siempre disponibles) y las que, además de tener factibilidad de realizarse, traerían beneficios
trios-sexuales
Desde a nivel de tu ego hasta de enriquecimiento en tus andares sexuales. Examina las probabilidades y sé honesto. Con la cabeza fría. En todos los sentidos del término.
Lo primero que debes tener en cuenta es que un trío puede convertirse en un arma poderosa para desencadenar varios demonios de tu relación. Pensar que puede ser una solución a una desgastada vida de pareja es una tontería. Precisamente los ingredientes esenciales deben ser confianza, estabilidad, madurez emocional y una entera complicidad para integrar a una tercera persona. Sobre todo, porque su intimidad, esa pared imaginaria pero poderosa, se va a romper (al menos durante la experiencia).

¿Cómo pedírselo a ella/él

Supongo que la conoces lo suficiente como para deducir si puedes compartirle tu fantasía sin crear una hecatombe. Si es así, genera una atmósfera de confianza y naturalidad. Si introduces el tema con temor o con demasiada solemnidad conseguirás precisamente que tu pareja lo tome en esa misma línea. Aclara como punto inicial que no quieres ni sustituirla ni complementarla (te es suficiente). Su reacción lo dirá todo. Muchas personas secretamente pueden tener la curiosidad de vivir esta experiencia pero no han tenido la oportunidad de confesarlo. En este punto deben comentar enteramente si tu pareja también cree que es capaz de llevarlo a la realidad sin futuros sentimientos de culpa, celos u otras consecuencias.
Un buen ejercicio consiste en comenzar a ejecutar la fantasía desde la fantasía compartida. Es un asunto de narrativa erótica mutua durante el sexo. Cuando hagan el amor, imaginen que está ahí esa tercera persona y relátense lo que sucedería al tiempo que se estimulan uno al otro. Esto les dará una perspectiva que después les ayudará a tomar decisiones y al mismo tiempo un ‘demo’ totalmente inofensivo. Si en este simple juego ya hay celos ni le sigan.

Dinámicas

Tu pareja ya aceptó, supongamos. Y lo desea tanto como tú. Esto, como puede ponerte a 100 de temperatura, igualmente podría generarte cierta confusión. Muchos hombres que incluyeron a una tercera en su cama se vieron afectados cuando descubrieron que su mujer era la primera interesada en ser estimulada y estimular a la invitada. Y visceversa. Medítalo.
Es importante que tengas claro lo que es una orientación sexual, lo cual no debes confundir con una conducta sexual. Es decir, si tu pareja se siente atraída(o) por el contacto erótico con un congénere no necesariamente quiere decir que sea bisexual. Mucho menos que ‘se vaya a hacer gay’. Nadie se hace gay, una orientación sexual  no se elige; e integra elementos no sólo eróticos sino también afectivos. Sin embargo, en términos de conducta sexual, sí puede haber deseo de experimentar con alguien del mismo sexo sin que esto comprometa la heterosexualidad. Si esto te genera inseguridad, o sale por completo de tu ideología, entonces mejor ni probarlo.
La siguiente clave es prenegociar la dinámica. No se salten este punto. Hay que establecer reglas. Obvio, ambos deben percibir equidad y estar plenamente de acuerdo.

¿Qué esperan ambos del encuentro?

  • Que la invitada o invitado se dedique a estimularte junto con tu pareja pero no haya contacto entre ell@s.
  • Que haya intercambio entre los tres y especifiquen hasta dónde se sentirían cómodos. Por ejemplo, no puede haber sexo oral.
  • Que solo uno de los dos interactúe con la invitada o invitado mientras el otro observa.

Puntos Finos

1. Elección. Lo más recomendable es invitar a alguien con quien no tengan una relación emocional ni amistosa. Pueden acudir a lugares destinados a estas prácticas. Infórmense sobre clubes de swingers donde muchas personas de manera independiente o parejas van en busca de tríos. Traten de tener la mayor cantidad de información previa y acuerden lugares neutrales; incluso dentro del mismo club. No se te ocurra llevar a una desconocida a tu casa ni acudir a la suya. Tampoco te fíes de contacto por la web ya que muchos malandros se disfrazan de supuestas chicas dispuestas a unirse a todo tipo de prácticas. Y, gran punto: a ambos debe atraerles.
2. Protección. Creo que no debo advertirte que debes usar condón y claro, cambiarlo cada vez que cambies de vagina ya que puedes enviar infecciones de una a la otra. Elige un condón que no sólo te provea de protección sino también amplíe las posibilidades de disfrute. Los condones Sico deben convertirse en un must en este tipo de prácticas. Los Sico Ultra Sense  te vienen perfecto, porque no comprometerás tu potencial sensitivo al tiempo que te sabes perfectamente libre de contraer una ETS. Y por aquello del ‘recambio’ entre una pareja y otra dentro de las prácticas pueden ser más que perfectos los Sico Excess, porque vienen en tres colores. Entonces, entre el acaloramiento del momento, la emoción y todos los elementos que intervienen será más fácil recordar que es momento de cambiar el condón azul por el morado o por el natural, eso te permitirá cerciorarte de que no estás ‘mezclando’. Es imprescindible que en toda dinámica se garantice la seguridad de todos. Eso hará que lo lúdico aflore.
El sexo oral, es sexo de riesgo, sin importar el género. Cualquier tipo de virus, incluido el VIH pueden entrar a tu organismo a través de imperceptibles heridas en tu boca. El simple cepillo dental o el hilo pudieron causarlas sin que las notes. Así que no des ni recibas regalos orales sin un condón y/o (según sea el caso) películas de látex especiales, muchas veces saborizadas, que se colocan sobre la vulva antes de acercar tu lengua. Las consigues en cualquier sex shop. Igualmente si tu mujer tiene contacto de vulva contra vulva debe colocar una película como éstas entre ambas, ya que, sobre todo el virus de papiloma humano, es fácil de contraer a través de frotamiento genital. No se confíen.
La protección emocional es también importante. Deben acordar que en el instante en que cualquiera de los dos se sienta incómodo puede y debe parar la práctica. Sin reproches ni enojos. Por otro lado, siempre entablar un canal de comunicación posterior para externar lo que experimentaron y si lo volverían a hacer, sus impresiones e inquietudes. Si detectan cualquier elemento que pueda traerles conflictos, no repitan la experiencia. Jamás presiones a tu mujer o la manipules para que te dé gusto.
3. Respeto. La regla primaria de un trío es “respetar los límites del otro”. Pero, por encima de todo, la lealtad. Esto incluye no provocar ni fomentar una relación emocional/afectiva con la invitada al verla a escondidas, o incurrir en prácticas que previamente estaban prohibidas en la prenegociación. Recuerden que esa tercera o terceras personas son un elemento de su vida sexual como pareja, no un complemento ni un sustitutivo. Y esa persona, del mismo modo, tiene derechos y debe ser respetada tanto en límites como en términos de salud, integridad y acuerdos. Lo importante es aplicar la ‘Triple regla de oro’ del sexólogo mexicano David Barrios: “Está bien para mí y no me hago daño, está bien para mi pareja y no le genera daño, y no hacemos daño a otros, otras”. Y claro, que los tres disfruten.

Fuente elsyreyes.com