martes, 1 de octubre de 2013

¿Te gusta dormir? Te pagarán 230 mil pesos por quedarte en cama 70 días


¿Quién no quisiera que le pagaran por dormir? Pues la NASA ofrece 11,000 libras, algo así como 230 mil pesos por este difícil trabajo, ¿quién dijo yo?

La agencia espacial norteamericana está buscando voluntarios para hacer nada, bueno casi nada; la tarea consiste en quedarse en cama durante 70 días, pero se puede ver televisión, leer, estudiar o cualquier otra actividad que no requiera despegar la cabeza de la almohada.

Esta investigación está diseñada para simular un vuelo de larga duración y su objetivo principal es el entendimiento de los estragos causados en el cuerpo humano debido a la ingravidez. Permanecer acostados por largos periodos hacen que el cuerpo pierda músculo y se debiliten los huesos, lo mismo que sufren los astronautas gracias a la gravedad cero.

Para la realización del experimento, las camas estarán inclinadas hacia atrás en un ángulo de seis grados donde los pies estarán por encima de la cabeza para producir el mismo estrés cardiovascular similar que experimentan los hombres del espacio. Después de 10 semanas, los participantes realizarán ejercicios simples, como caminar o agacharse, en posición horizontal con el fin de reproducir el aterrizaje y la caminata de los astronautas.

Los sujetos del estudio ven esto como una manera de ayudar; lo que finalmente hagamos ayudará a los astronautas en el espacio a mantener su salud”, aseguró el Dr. Roni Cromwell a la revista Forbes.

No obstante, no cualquiera puede ser candidato para dicho puesto. Se recomienda que las personas que pasan mucho tiempo sentadas y viendo televisión se abstengan de aplicar al proyecto, ya que se necesitan personas con otras características, una de ellas y quizá la más importante, buena condición física.

Sólo los voluntarios que estén en óptimas condiciones de salud serán considerados; posteriormente, tendrán que pasar estrictas pruebas físicas, así como exámenes psicológicos antes de ser los elegidos, estos son los mismos requerimientos que se les exigen a todos los astronautas.