sábado, 5 de octubre de 2013

Favorece las #caricias con estas #posiciones #sexuales


¿Su contacto te extrémese? Existen cinco millones de posibilidades de que un roce te produzca placer, la misma cantidad de terminaciones nerviosas que se encuentran en el órgano más grande del cuerpo humano: la piel. Para descubrirlas existen diversas opciones entre las que se encuentran las posturas sexuales.
De acuerdo a la University College de Londres, la velocidad del goce proporcionado por el contacto corporal no es igual entre hombres y mujeres. En ellas, las caricias desaceleran la presión sanguínea, mientras que en el caso de los varones ésta es casi inalterable.
Dentro de la intimidad, especialmente en el coito, en ocasiones es difícil continuar con las caricias. Para no dejar a un lado este elemento esencial para alcanzar el orgasmo, te proporcionamos 5 posturas sexuales que favorecen las caricias:

1. La posesión.
En ésta, las piernas se entrelazan haciendo que la penetración sea más placentera. Acuéstate boca arriba con las piernas abiertas. Sentado tu compañero, deberá penetrarte mientras te toma por los hombros, acción que también lo ayudará a regular sus movimientos.

2. La libélula.
Ambos deben estar tendidos al costado en un lugar cómodo. Tú debes darle la espalda a tu compañero, posteriormente flexiona la pierna izquierda sobre su cadera. De esta forma tu compañero te penetrará y regulará los movimientos mientras te acaricia.

3. El molde.
Con las piernas juntas y flexionadas, acuéstate mientras tu compañero se coloca atrás de ti. Con suavidad y coordinación él debe penetrarte, mientras tú disfrutas del placer de acariciarlo.
4. El espejo. La mujer se debe acostar de espaldas, boca arriba sobre la cama. Con las piernas levantadas, mientras su compañero sostiene sus rodillas al mismo tiempo que la penetra. Para una penetración profunda y movimiento más rápido el hombre puede apoyarse del brazo que le queda libre. Esta postura permite que se crucen las miradas, generando un vínculo más estrecho, así como una mayor interacción de las manos.
5. Cara a cara. Conocida también como la del “Misionero”, ésta favorece las caricias y el contacto visual. Además de que es muy cómoda para ambos miembros de la pareja.