viernes, 6 de septiembre de 2013

Te di mi vida porque te amo.


Un día dios en su infinito humor negro,
Porque cada día estoy más convencido

De que dios es el único que se ríe

De sus propios chistes, llego y me dijo:


He aquí una mujer,
¿Te gusta?  Me pregunto

Yo la vi y le dije, si, si me gusta,

Pues ¡Háblale! Dijo el, y lo hice

¿Te gusta?  Me volvió a preguntar

Sí, me gusta, le respondí de nuevo,

¡Hazla reír! me ordeno, y la hice reír,

¿Te gusta? Si me gusta señor.

¡Pues invítala a salir!, sugirió, y así lo hice

Y me volvió a preguntar,

¿Te gusta? Sí señor, le dije

¡Tómale la mano!, y yo le tome su mano,

¿Te gusta? Me gusta mucho le confesé

¡Abrázala!, me dijo, y la abrace.

¿Te gusta? Me fascina señor, le dije sonriendo,

¡Pues bésala!, y la bese,

¿Te gusta? Me nubla el pensamiento señor.

¡Pues hazle el amor!, y se lo hice.

¿La Amas? Pregunto el,

La Amo más que a mi vida señor,

Y él me dijo, ella morirá y no lo sabe,

¿Darías tu vida por ella? Me pregunto

Sí… señor, respondí con lágrimas

En los ojos y el corazón destrozado.

¡Pues entonces, despídete de ella! Me dijo,

Lo hice y ella no comprendió y me beso llorando

¿Estás listo? Me pregunto el señor, Sí, le dije,

Y así pues Dios, me llevo con él…