martes, 17 de septiembre de 2013

Petting: Sexo sin penetración ¿Cómo lograrlo?


 
 
El petting es sexo sin penetración, su objetivo es llegar al orgasmo sin coito, pero también puede ser una buena alternativa anticonceptiva y además una divertida opción para salir de la rutina en la vida de pareja.
En realidad este tipo de sexo se hizo muy popular en los años 70, luego de la aparición de los estudios que los sexólogos William H. Master y Virginia Eshelman, publicaron. En ese entonces los investigadores notaron el hecho de que muchas parejas conservaban su virginidad por razones religiosas o culturales pero querían disfrutar de intimidad con su pareja y entonces aparecían estas practicas.
Hay varias formas de hacer Petting, aquí las más comunes:

Caricias
Petting viene del verbo en inglés "to pet", que tiene que ver con la acción de acariciar, besar, mimar, entre otras. Esta palabra también es relacionada con acariciar mascotas. Pero en español, el Petting es un juego amoroso en el que todo está permitido, menos la penetración.
En esta practica es fundamental estar al pendiente del otro, preocuparse por lo que le gusta y haga sentir placer, así como estimularlo correctamente. Las caricias y mimos juegan un papel fundamental, si se animan a hacerlo, verán como se acelera la respiración y el deseo sube de nivel.

Masajes
Los masajes tienen un efecto liberador que relaja los músculos y elimina tensiones dejando el cuerpo listo para disfrutar del erotismo. Para ejecutar un buen masaje sexual, uno debe estar recostado cómodamente sobre una superficie firme, mientras el otro utiliza sus manos para masajear.
Se recomienda masajear las zonas correspondientes al estómago, muslos, rodillas y pantorrillas, así como la espalda y la cabeza, lo importante es no entrar en contacto directo con las zonas erógenas. Lo mejor es hacerlo con amor y que nuestras manos estén tibias.

Amarrados
Para esto hay que dejar volar la imaginación, podemos esposar a nuestras parejas (con su consentimiento), atar sus pies o manos con una cuerda, incluso amarrarla a la cama o a una silla. Hay muchas variantes, y de hecho en las Sex Shops podrán encontrar cientos de artilugios como cadenas de falso metal o correas, que harán que pases un desenfrenado momento sexual.

A ciegas
Si nos vendamos los ojos las cosas se pueden poner más interesantes durante el sexo. Venda los ojos de tu pareja, toma un tazón con frutas exóticas, una bebida, flores, esencias y todo lo que se te ocurra. Haz que tu compañero sexual adivine lo que le estas poniendo enfrente y reconoce cada vez que le atine con un rico beso o una provocadora caricia.
La sensación de estar indefenso que proporciona la venda en los ojos, es única y te llevará a un nivel de placer extrasensorial.

Sexo por teléfono
Es muy común que por cuestiones de trabajo, el clima o compromisos familiares, las parejas se separen justo cuando más se desean sexualmente, pero gracias a la tecnología y los laberintos infinitos de nuestra mente, hemos encontrado una alternativa.
El sexo telefónico consiste en llamar a tu pareja y a distancia, contarle tus más íntimos deseos, algún sueño húmedo o simplemente describirle lo que le estarías haciendo si estuviera a tu lado.

Beso negro
Se trata de sexo oral anal, hay que tener mucho cuidado, ser higiénicos y limpiar el ano perfectamente antes de lamerlo. Deja atrás tus miedos y disfruta de chupar el ano de tu pareja o que te lo chupen a ti. Con los adecuados movimientos de lengua y un poco de masturbación, podrás tener uno de los orgasmos más potentes de tu vida.

Estimulación genital
Masturba a tu pareja o hazle sexo oral, recuerda que es importante estar al pendiente de lo que te pida, ya tendrás tu turno para hacerlo.