domingo, 29 de septiembre de 2013

Los siete peores besos



Seguramente todas hemos pasado por ese momento donde sentimos la química, la persona se acerca poco a poco, nuestro corazón empieza a latir más rápido, no podemos aguantarnos más, nos besan, y sólo con esos primeros segundos, lo único que queremos es separarnos y que se acabe ese momento, de lo malo que fue el beso.

Si esa ha sido la experiencia, aquí te dejamos una lista para ver con cuál te identificas de los siete peores tipos de besos.

La boca de payaso: aunque suene divertido, no lo es. Es ese beso donde la persona tiene el labio tan grande que no lo sabe controlar y lo usa demasiado mientras te besa, tanto así que sientes que estás dentro de su boca.

El pájaro loco: es cuando la persona no usa su lengua para besar, solo da besos cortos y piquitos.

El ataque: su nombre lo explica todo, es cuando la persona es agresiva, no respeta el espacio personal, y parece que nunca tuviera necesidad de respirar.

El esgrimista: todo parece estar bien, se ve dulce, respetuoso, el primer beso está bien, todo hasta que mete la lengua y pareciera no saber controlarla.

El que muerde: no tiene nada de malo un mordisco suave y sexy en el labio, pero esta persona parece no saber besar, sino morder.

El perro: esta persona no besa, no muerde, tiene complejo de perro y sólo se dedica a lamerte la boca y sus alrededores.

El tocón: se están besando, el beso es bueno y todo hasta los momentos va bien, hasta que de la nada, te recuesta contra una pared, te empieza a tocar brusca e inesperadamente, como si no tuviera control de sus manos y no te deja salirte de ahí.