sábado, 14 de septiembre de 2013

Las 10 personas con las que no deberías tener sexo









El objetivo de ésta nota no es el de imponer un “deber” o un “no deber” sobre nuestra selección de interacciones sexuales. Parafraseando a Krishnamurti, cuando se hace el esfuerzo de ser bueno, en ese deber ser bueno nace su opuesto.
Todo lo que se afirma contiene su opuesto, y el esfuerzo para superarlo fortalece aquello contra lo cual se lucha. Así que, de cierta forma la nota podría llamarse “Las 10 personas con las que se aconseja no tener sexo” porque generalmente las consecuencias son negativas, no más perifrasis y aquí la lista:
1 . Con el novio/novia de alguien más.
Se podría pensar que esto es evidente, pero es sorprendente cuánta gente parece no considerar las consecuencias en el calor del momento. El deseo puede ser abrumador, e incluso te puedes lograr convencer de que su actual pareja no es buena para ellos o no es lo que realmente necesitan, pero: Esa no es tu decisión. Si son muy infelices en su relación, les toca a ellos a hacer lo decente y salir por sí mismos de la misma antes de lanzarse en los brazos de otra persona. Nada bueno viene de ser la otra persona, y el bajo auto-estima que la situación provoca tampoco lo vale (no importa lo bueno que sea el sexo)
2 . Con tu roomate
Muchos hemos sido testigos de más de un generoso puñado de situaciones de la vida de encuentros copacéticos que recaen en un vortex de  incómodos medio-sentimientos, semi-celos y agarrones discretos . Simplemente no hay forma de salir dignamente cuando estás atorado viviendo con esta persona. Los dos resultados posibles de tener sexo con tu roomate son: que terminan felices para siempre, y el intercambio de fluidos entre co-habitantes nunca presenta un problema, o uno de ustedes tiene que mudarse. No existe una tercera alternativa.
3 . Con tu ex (con el/la que nunca va a funcionar)
Esto tiene que parar. Sí , es fácil. Sí, es conveniente. Sí, ustedes saben lo que al otro le gusta. Sí , hay un algo picante en la mezcla/confusión de sentimientos complicados que hace que todo el asunto se sienta apasionado y dulce a la vez , cuando en realidad son sólo dos exes que tienen relaciones sexuales después de haberse tomado una botella de mezcal. Pero estas no son razones válidas para mantener extendiendo el ya terrible proceso de “ya vamos a dejar de lastimarnos” Es mejor dejarla/lo en el pasado al que pertenecen, por lo menos hasta que puedas pensar en cosas más constructivas que hacer como “amigos” en lugar de tener sexo borrachos.
4 . Con alguien que no le gustas tanto.
No se siente muy bien cuando estás con alguien y te das cuenta que ellos consideran el acto de tener sexo contigo como si te hicieran un favor. Cuando tienes una limerencia por ellos y ellos parecen que vagamente se molestaron por expresar cualquier tipo de afecto. Es simplemente impresionante como uno puede detectarlos tratando de liberarse de la cama al siguiente segundo de tener sexo con ellos, y es peor aún cuando interpretas su cuchareao post-coital como una indicación de sentimientos más profundos.
5 . Con alguien que no te gusta tanto
Sí, nunca le hagas esto a alguien más. Es bastante bajo.
6 . Con la persona con la que estás intentando romper.
No hay algo más opresivo para el espíritu humano que el acto de tener sexo con alguien con el que aún no has encontrado el valor para decirle que quieres cortar ¿Existe algo más cruel que ésto? ¿Existe un acto físico más vacío o engañoso? Es básicamente el equivalente emocional de tener relaciones sexuales con un cadáver, pero más dañino y horrible. Vamos todos a hacer un juramento colectivo de nunca hacerlo otra vez, para la evolución y florecimiento de la humanidad .
7 . Con tu jefe.
Esta es simplemente una mala idea. Tu sabes que es una mala idea, y todavía como que quieres hacerlo de todas maneras. Cuando se presenta la oportunidad, lo imaginamos como una terrible novela erótica. Pero las consecuencias son incómodas y humillantes. Todas las relaciones con colaboradores, colegas e incluso con tu jefe, empiezan a caer en un vórtice de decadencia que terminará en tu eventual despido/renuncia.
8 . Con la/el ex de tu amigo/a.
Hay un código en la vida. Yo no me adhiero a todas las reglas individuales personalmente, pero sé que hay ciertas personas que no deben ser transgredidas – y tener sexo con el/la ex de un amigo/amiga es uno de los crímenes que merecen la versión social de la pena de muerte . Si tu amigo/a no ha superado 100 por ciento a su ex, si tu no has hablado con tu amigo/a sobre esto abiertamente y obtuviste su aprobación previa , y si no manejas todo con el máximo respeto, te conviertes básicamente en un villano de los hermanos Grimm. Y aun así, debes de llevarlo con mucha precaución.
9. Con la hermana/o de tu mejor amigo/a
Existe cierta complejidad en ésta situación. Si tu amigo/a te invita a convivir con su familia es porque te has ganado su confianza, de inmediato se puede convertir en una transgresión a ese respeto mutuo el tener una aproximación sexual con su hermana o cualquier miembro de su familia. La amistad eventualmente terminará por ésta razón.
10. Con tu prima/o (aunque sea lejana/o)
No se necesita elaborar. Pésima idea.