jueves, 26 de septiembre de 2013

Justicia Social

El concepto de justicia social surgió a mediados del siglo XIX para referirse a la necesidad de lograr un reparto equitativo de los bienes sociales. En una sociedad con justicia social, los derechos humanos son respetados y las clases sociales más desfavorecidas cuentan con oportunidades de desarrollo.
Para muchos expertos en la materia se considera que el origen de la justicia social se encuentra en lo que fue la justicia distributiva que estableció en su momento el filósofo griego Aristóteles. La misma venía a dejar patente que era aquella que se encargaba de que todas las personas pudieran disfrutar y acceder a una serie de bienes imprescindibles como podía ser la educación o la alimentación.
El 20 de febrero es cuando se celebra el Día Internacional de la Justicia Social pues así fue como lo estableció en el año 2007 la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Una jornada esta que dicha entidad mundial aboga porque se celebre mediante actividades que lo que hagan sea fomentar la dignidad humana, el desarrollo, el pleno empleo, la igualdad entre géneros y el bienestar social.
Justicia social 
 
La justicia social implica el compromiso del Estado para compensar las desigualdades que surgen en el mercado y en otros mecanismos propios de la sociedad. Las autoridades deben propiciar las condiciones para que toda la sociedad pueda desarrollarse en términos económicos. Esto quiere decir, en otras palabras, que no deberían existir unos pocos multimillonarios y una gran masa de pobres No existe la justicia social si, por ejemplo, el 20% de la sociedad gana más de 500.000 pesos al mes y el 70% vive con menos de 1.000 pesos mensuales. Existen distintas corrientes del pensamiento, sin embargo, que proponen diversas formas de encarar estas desigualdades.
El liberalismo, en general, sostiene que la justicia social está vinculada a la generación de oportunidades y a la protección de las iniciativas privadas. El socialismo y las propuestas de izquierda, en cambio, se centran en la intervención estatal para lograr la justicia social. Hay quienes sostienen que ciertos márgenes de ganancia son inmorales en medio de sociedades empobrecidas y buscan combatir el lucro desmedido a través de impuestos, tasas u otras medidas.
Los países con mejor calidad de vida suelen ser aquellos que promueven la justicia social ya que la inequidad y las desigualdades generan violencia y promueven los enfrentamientos sociales.
Existe a nivel mundial un amplio número de instituciones que abogan y trabajan precisamente para poder conseguir esa igualdad de distintos aspectos entre toda la población. Así, por ejemplo, tendríamos que destacar el papel de Fundación Justicia Social, una entidad sin ánimo de lucro que se creó en Colombia en el año 1999 y que tiene entre sus objetivos: el acceso a la educación, la defensa de los derechos humanos, la sostenibilidad de la democracia o la promoción de la paz.
En España, concretamente en Madrid, existe también una entidad que tiene el mismo nombre que la anterior. Se encuentra formada por graduados sociales y tiene como objetivo el fomentar y el incentivar todo tipo de investigaciones y actuaciones que giran en torno a la Seguridad Social y al Trabajo.