viernes, 6 de septiembre de 2013

Él y Ella.


Él acaricia su aroma con halagos suaves llenos de ternura.

Ella permite que la suavidad le toque sintiendo su hermosura.

Él siempre la ha deseado.

Ella siempre soñó con él...


Él se imagina ese momento en el que ella sea suya, porque la desea amar.

Ella siempre deseo que él fuera el de su primera vez.

Él la encuentra en sus sueños y al verla en la calle, sabe que existe.

Ella lo mira en la calle y sabe que es él, él de sus sueños.

Él se acerca y sin decir una palabra la besa con el sentimiento que desborda este deseo infernal de poseerla.

Ella siente el calor del beso y se enciende en llamas de deseo.

Él siente la tensión de este musculo que reacciona ante el hecho.

Ella siente la humedad que emana de aquel lugar sin control.

Él la observa y la encuera hermosa hasta el punto de quererla.

Ella no duda en lo que siente y su ilusión explota.

Él la quiere descontroladamente.

Ella lo mira como el único del planeta.

Él la hace su mujer de una manera inigualable, y siente como jamás lo ha hecho.

Ella es por una noche, la mujer más amada del planta, y lo siente.
Ellos ardiendo de deseo, se consumieron en llamas de pasión con flagelos de amor.